lunes, 18 de junio de 2012

LA CACA DE LAS MASCOTAS

El gobierno de Buenos Aires desde hace años obliga a los ciudadanos que sacan a pasear a sus mascotas a recolectar el excremento con una bolsa y lo depositen en los tachos de basura, pero como ocurre en la ciudad, los dueños de las mascotas ya encontraron la manera de evitar salir con la bolsita.

Sacan a pasear a los perros por las calles pero sin correa, entonces ellos empiezan a caminar y el can los sigue, parando en los lugares orinan y defecan, cuando uno mira la situación, empieza a buscar al dueño para pedirle que levante esa basura, pero como hay mucha gente transitando (casi siempre es por una avenida), es difícil ubicarlo pues ninguno tiene la correa del perro en su mano, y si se les pregunta enseguida lo niegan, el perro sigue camino que conoce el dueño a una cuadra de diferencia y el excremento queda en la vereda a la espera de algún transeúnte distraído para que la pise.

Esta gente, juntamente con los que mientras caminan arrojan al suelo los papeles que no les sirve, seguramente son quienes al opinar del tema de la basura culpan a las autoridades nacionales como municipales por el mal estado higiénico de las calles, subtes  y otros lugares de la ciudad.